Sobre el MIR

En la jornada de ayer conocíamos los detalles del sistema de adjudicación de plazas MIR que decretaba el Ministerio de Sanidad. Aunque ya sabíamos que la elección sería telemática desde la publicación del BOE, igual que vosotros, nos encontramos contrariados con este cambio radical que supone un único acto de adjudicación con una lista predefinida y cerrada. Creemos que una elección telemática podría ser válida para simular la clásica presencial, pero sólo si ésta estuviera diseñada de la forma adecuada para garantizar todos los derechos que hagan de ella un proceso justo.

Consideramos que el sistema que ha detallado ayer el Ministerio tiene múltiples consecuencias que generan un proceso de adjudicación no adecuado ni justo para los opositores, fundamentalmente por los siguientes motivos:

  1. El nuevo formato de elección imposibilita realizar cambios durante la adjudicación de plazas, eliminando por tanto la opción de que el opositor pueda ir modificando sus preferencias en función de las plazas que van quedando vacantes. Este proceso es fundamental, ya que en un sistema de elección de miles de plazas la variabilidad de las vacantes que pueden llegar a un opositor en el momento de su turno, define completamente sus decisiones. Creemos que una elección telemática en directo o al menos con la posibilidad de modificar la lista de preferencias diariamente en función de las vacantes, garantizaría una elección a la altura del proceso.
  2. Dado que existen miles de plazas disponibles, este sistema asume que el opositor debe realizar un listado infinito de las mismas y cada vez más largo a medida que su número de orden es más bajo, generando una situación confusa e imposible de ejecutarse adecuadamente en la práctica real para muchos aspirantes.
  3. Con este nuevo formato se elimina la opción de elección de unidad docente para todos aquellos compañeros que van a elegir la especialidad con mayor número de plazas en esta convocatoria, Medicina Familiar y Comunitaria, algo que les afectará de forma directa durante su formación en los próximos cuatro años. La elección de unidad docente es tan importante como la del propio hospital en esta especialidad y marca las decisiones del opositor, por lo que eliminarla genera un vacío e incertidumbre injustificables.
  4. Este sistema de adjudicación de plazas directo en función de listados cerrados, puede conllevar un aumento en el abandono de plazas, con dos consecuencias relevantes. La primera es para las unidades docentes que sufrirán las consecuencias de plazas desiertas. La segunda, que muchos opositores que de otra forma podrían acceder a plazas finalmente no elegidas por números de orden previos al suyo, en este formato no podrán hacerlo.

Comprendemos y compartimos vuestras reclamaciones y así lo queremos hacer público mediante este comunicado.

Nos sumamos a vuestra indignación, dudas, quejas y reivindicaciones para hacer de la adjudicación de plazas un sistema de garantías, justo y proporcionado a la realidad de nuestros futuros residentes.

Con nuestro cariño y apoyo en estos momentos

Un cordial saludo

Equipo AMIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario