Sé que tenemos una profesión que te permite pocos descansos, hay que renovarse continuamente, pero vosotros me habéis enseñado que con esfuerzo, trabajo y constancia, los éxitos llegan. La felicidad no entiende de números, ni de percentiles ni de netas. La felicidad está en el día a día y en que seáis conscientes de lo mucho que hacéis por vuestros alumnos, sean el número 1, el 2.000 o el 5.000.