Además del apoyo a través de las vías electrónicas siempre llegabas a la academia y te recibían con una sonrisa. Ese trato cercano te hace sentir parte de una familia, de la familia AMIR.