Lo mejor de AMIR es que te tratan como si fueras de la familia, que en ningún momento te sientes juzgado y vas desarrollándote en la medida en la que quieres. Se adaptan a ti.