Consejos para preparar el MIR

Los simulacros son una parte fundamental de la preparación del examen MIR, pero, ¿por qué?

Un simulacro no es más que una simulación, lo más real posible, del examen MIR. Esto quiere decir que un simulacro es más que la suma de las preguntas que lo componen; es también una herramienta de entrenamiento para las condiciones de un examen al cual no nos hemos enfrentado nunca durante la carrera.

Esto lo diferencia claramente de los repasos cortos de preguntas MIR, autoevaluaciones y demás recursos que, aunque útiles, nunca deben reemplazar a un simulacro durante la preparación.

Los simulacros, al igual que el MIR, se componen de 235 preguntas de elección múltiple -10 de ellas de reserva- para las cuales se disponen de 5 horas improrrogables. Lo ideal es que se realicen en un aula de características similares a las del día del examen, aunque si esto no es posible pueden hacerse los simulacros en casa, siempre que se disponga de un ambiente silencioso y no susceptible de interrupciones.

La segunda parte, igual o más importante que la realización del simulacro es su corrección: durante ésta se interiorizan los conceptos más importantes de las preguntas y se realiza una autocrítica a los fallos, mejorando progresivamente la técnica de examen y el manejo del tiempo.

Si el simulacro es la barra de dominadas de un deportista, su corrección es la alimentación y los suplementos que hacen que el entrenamiento sea efectivo. Y como en cualquier entrenamiento, las pausas, la alimentación y la hidratación son factores fundamentales para  mantener la concentración y el rendimiento al máximo, y la única manera de ajustarlos es realizar entrenamientos con regularidad y de manera correcta.

Los simulacros de AMIR mezclan preguntas del MIR con preguntas no-MIR con diversos grados de dificultad y longitud, para afianzar los conceptos básicos pero a su vez preparar para todo tipo de condiciones de examen. Se renuevan cada año para incluir los conceptos más novedosos y se realizan desde las primeras fases con una frecuencia progresivamente superior. Son, en definitiva, el entrenamiento perfecto para esta carrera de fondo que es el MIR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario